Una tumba, dos Papas





Por Julio Algañaraz   *

Intriga funeraria en el Vaticano: la increíble historia de cómo el papa Francisco se reservó para él la tumba que quiere Benedicto XVI. Hay dos tumbas listas para sus futuros ocupantes. El problema es que los dos pontífices vivientes quieren la misma.

Son dos tumbas para dos papas que están listas para recibir a sus futuros ocupantes en las Grutas Vaticanas, cerca de los restos de San Pedro. El problema es que los dos pontífices vivientes, el emérito Benedicto XVI, Joseph Ratzinger, y el reinante Francisco (Jorge Bergoglio), prefieren la misma: la tumba en la que yacieron san Juan XXIII y san Juan Pablo II, cuyos restos fueron trasladados arriba, a la basílica, vecinos al altar mayor, en sendas capillas que reciben la veneración de los fieles que visitan San Pedro.

Ambos fueron los papas más populares del siglo XX, dejaron una huella histórica y el actual pontífice los elevó a la santidad en una misma ceremonia realizada en la basílica de San Pedro el 27 de abril de 2014.

El Papa emérito Benedicto XVI, de 93 años, se encuentra en un estado de salud de extrema fragilidad. Sufre una infección de herpes en el rosto que le causa intensos dolores. Su cerebro y la memoria siguen íntegros pero habla”con un hilo de voz”, como contó su biógrafo Peter Seawald, que lo visitó hace unos días.

El diario romano “Il Messaggero” publica este martes un artículo sobre el estado del Papa alemán y en su parte final explica que Benedicto XVI ya ha escrito un testamento espiritual, dejando disposiciones de leerlo y publicarlo después de
su muerte.

Imagen
La tumba que estaría destinada al Papa Benedicto XVI en las Grutas Vaticanas. Foto: Victor Sokolowicz

El diario señala que “Joseph Ratzinger ha establecido también donde quiere ser sepultado, indicando la ex tumba de san Juan Pablo II en la cripta de San Pedro, dejada libre después que la urna con los restos del Papa polaco fueron llevados a la basílica tras su beatificación en la capilla lateral a La Piedad (la obra de Miguel Angel), en la zona de ingreso de San Pedro”.

Un misterioso sarcófago sin nombre  -  Pero esta voluntad de Benedicto XVI chocaría con las disposiciones concretadas en marzo de 2016 con la aprobación de Francisco. Entonces concluyeron los trabajos que un diario calificó como “misterio” y “noticia curiosa”. Fue la agencia francesa I media, la que informó que en la cripta de las Grutas Vaticanas, fue instalado un nuevo sarcófago sin nombre y sin escritos. “La nueva tumba fue realizada a poca distancia de la del beato Pablo VI y es similar en cuanto a su forma a la de Juan Pablo I. quién estuvo sentado solo 33 días en la Catedra del Apóstol Pedro”.

La información sostiene que los restos de Benedicto XVI “irán al sarcófago de mármol”. En cambio Francisco, cuando llegue la hora fatal, “a la tumba que fue de Juan Pablo II.

El ex vicedirector del diario vaticano “L’Osservatore Romano”, Carlo Di Cicco, dijo que la tumba que hospedará el cuerpo del actual pontífice argentino “está colocada en el nicho donde durante 38 años (desde junio de 1963 a setiembre de 2000) fueron custodiados los restos de Juan XXIII. En la misma tumba entre 2005 y 2011 fue colocado el cuerpo de Juan Pablo II.

El entonces vicedirector del “Osservatore Romano” escribió que “la tumba ha sido limpiada y el pavimento está listo para acoger los despojos de un Papa”. Se refiere a la tumba que albergó a los dos santos.

El vicedirector De Cicco escribe que “se sabe que hace tiempo el papa Francisco pidió al cardenal arcipreste de la Basílica de dejar para él aquel nicho”.

En marzo de 2016 la agencia francesa I-media, especializada en información sobre la Santa Sede, informó que estaba lista la otra tumba “para el próximo Papa difunto”. “Será la última morada para uno de los dos pontífices vivientes, situación excepcional en la historia de Santa Romana Iglesia”. Se trata de un paralelepípedo de mármol blanco “sobrio, con cuatro ángulos de columnas rosas decoradas con capiteles”.

El entonces director de la Sala de Prensa, padre Federico Lombardi, dijo que “no hay ningún misterio detrás de la instalación de esta tumba”. “Es necesario prever que en las Grutas Vaticanas haya tumbas para los años futuros. Había solo una capilla libre y por lo tanto era sabio prever también otras posibilidades”. El nuevo lóculo fue construido cerca del que conserva los restos de Pablo VI.

En las Grutas Vaticanas, vecinos a los restos de San Pedro, se encuentran las tumbas de una veintena de Papas, entre ellos Bonifacio VIII, Sixto IV, Benedicto XV, Pio XII, Pablo VI y Juan Pablo I. Los restos de otros ocho papas se encuentran en la basílica de San Pedro.

En las Grutas Vaticanas yacen también otros personajes, entre los que se destacan las reinas católicas Cristina de Suecia y Carlotta I de Chipre.

Julio Algañaraz
Vaticano, corresponsal
MI. 05/8/2020
.


VOLVER AL LISTADO DE NOTICIAS