Un títere humillado en el gobierno





Por Armando Maronese   *
 
"Cristina Fernández de Kirchner se escondió detrás de Alberto Fernández pero nunca lo perdonó, por eso ahora lo está humillando"
 
Al diputado nacional de Juntos por el Cambio, Álvaro De Lamadrid, no le caben dudas de quien gobierna en la Argentina es la vicepresidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner y en esa línea, el legislador opositor alertó al propio Presidente nacional sobre que "el enemigo es su propia vice". Para Lamadrid, CFK está ejecutando un plan que busca asegurar la impunidad y el autoritarismo y a su juicio, "ya no necesita a Alberto Fernández", incluso, lo necesitará "mucho menos" si se aprueba la reforma judicial. "Nunca lo perdonó por todo lo que dijo de ella y por eso ahora lo está humillando"; dijo el diputado en entrevista.
 
Álvaro De Lamadrid fue muy duro al referirse al binomio Fernández. El diputado nacional de Juntos por el Cambio no tiene dudas que en Argentina no gobierna Alberto Fernández, sino que las riendas del país las lleva Cristina Kirchner.
 
Lamadrid argumentó que quedó más que demostrado que CFK manda en todo sentido, pero sobre todo en la política exterior, debido a la fuerte interna que se generó en el oficialismo y que dejó hasta una renuncia de una embajadora y figura muy importante del kirchnerismo duro.
 
"La política exterior, como la política de Gobierno, la decide Cristina Kirchner, sostuve cuando asumió Alberto Fernández el Gobierno que quien mandaba era Cristina Kirchner, pero no se advertía en ese momento", dijo De Lamadrid.
 
Y agregó: "Mi experiencia de mis años en Santa Cruz y de conocer al kirchnerismo, me hacían ver la situación tal cual era desde el inicio, que Cristina Fernández de Kirchner se escondió detrás de Alberto Fernández para poder ganar la elección, pero nunca lo perdonó, por eso ahora lo está humillando".
 
Incluso, para el legislador nacional, el accionar del embajador Raimundi en contra del informe de Bachelet ante la OEA, "responde a las directivas de Cristina Kirchner y a su diplomacia encapuchada".
 
"El Gobierno después hizo un giro en la ONU y finalmente aprobó el informe Bachelet, pero las relaciones internacionales las maneja Cristina Kirchner, por eso desde su ala dura salieron a criticar al Gobierno e incluso Alicia Castro, la embajadora que iba a asumir en Rusia, renunció", opinó el diputado opositor.
 
En esa línea, Álvaro De Lamadrid describió: "Está claro que cuando Cristina Kirchner defiende a Maduro es porque defiende su sociedad con él, sus negocios ilícitos compartidos, la embajada paralela, los negocios con los bonos, con el oro, con el gas licuado, los negocios conjuntos con Pdvsa, el narcotráfico, las cuestiones vinculados con Irán y terrorismo y hasta las implicancias con el asesinato de Nisman. Cristina Kirchner sabe que si cae Maduro, esa situación la puede arrastrar a ella. Cuando Venezuela en democracia investigue todos los delitos, los crímenes y la corrupción cometida por la dictadura, allí Cristina Kirchner también se va a ver comprometida. No es una cuestión ideológica, defienden negocios y el hecho de ser socios".
 
En esa línea, De Lamadrid fue enfático, y reiteró que no le quedan dudas de que el país es conducido por CFK: "Gobierna Cristina Kirchner y al Presidente le hace decir y hacer cualquier cosa, no lo perdonó de todas las cosas que antes en el tiempo dijo de ella, solamente que lo necesitaba, por eso es que hoy lo humilla".
 
El diputado argumenta su teoría porque considera que la hoy vicepresidente de la nación, Cristina Fernández de Kirchner "lo necesitaba para ganar la elección, pero prácticamente hoy ya no lo necesita más y menos aún si logra que salga la reforma judicial por eso, el enemigo del Presidente no es el pueblo que marcha, ni la oposición, el enemigo del Presidente es su vicepresidente y el enemigo de la vicepresidente lo tiene en el espejo", ironizó.
 
Aporte Solidario Extraordinario: Consultado sobre la negativa que tiene la coalición que integra sobre el Aporte Solidario Extraordinario a pesar de que sólo alcanzará, según un informe de la Afip, a un universo de 9.300 personas, el diputado nacional dijo que Juntos por el Cambio votará en contra de esta iniciativa del Frente de Todos, porque consideran que en primer lugar "es un impuesto" y que además, "generará más desinversión".
 
Además, Álvaro De Lamadrid advirtió que el oficialismo puede estar impulsando el proyecto de Aporte Solidario Extraordinario, "para tener dinero y financiar la reforma judicial"
 
"El mal llamado impuesto a la riqueza es un impuesto que va a crear más pobreza, más desempleo, más desinversión y es un ataque a quienes producen y crean riqueza", argumentó sobre la negativa de la oposición.
 
"El kirchnerismo y yo lo sostuve en la cámara de Diputados, no sabe gobernar sin plata y sin discrecionalidad y por eso buscan este impuesto, que en realidad es confiscatorio y claramente inconstitucional, porque ya está regulado por los bienes personales y gravado por otros impuestos", describió el diputado nacional, que también es abogado. 
 
Del mismo modo, De Lamadrid advirtió que "el cuento del Gobierno que es una contribución que es por única vez no tienen ningún sentido, porque es obligatorio, no es una contribución. Es un impuesto inconstitucional e ilegal".
 
A su vez, alertó sobre un posible plan del Frente de Todos para poder llevar adelante la reforma judicial, y que puede haber detrás del cuestionado Aporte Solidario o conocido también como Impuesto a los ricos:
 
"El kirchnerismo tal vez esté buscando dinero con este impuesto a la riqueza para financiar la reforma judicial, es un gasto inmenso y enorme el de la reforma judicial y tal vez, de la manera más perversa, el kirchnerismo lo socializa con el sector más productivo de la Argentina".
 
Para De Lamadrid, "esto tiene que ver también con la venganza de Cristina Kirchner con los sectores del campo, porque este impuesto a la riqueza en definitiva apunta a ese sector".
 
"Por eso es que estamos en contra de ese impuesto, nosotros -por Juntos por el Cambio- queremos defender al trabajo, defender a quienes producen y a quienes dan trabajo y creemos que en la Argentina hay que generar políticas para que la clase media pueda prosperar. Por eso es que es importante defender estas fuentes de trabajo, una clase media que siempre le toca poner y perder pero que nunca gana. Nosotros al defender la Constitución nacional, nos lleva a eso, a tener que votar en contra de este impuesto a la riqueza". 
 
Sobre las sesiones virtuales:  El diputado de JxC se ha mostrado en contra del protocolo de sesiones virtuales en la cámara de Diputados desde el inicio de la pandemia y en esa línea, fue consultado sobre el porqué de su postura, teniendo en cuenta que esta modalidad es la única recomendable por equipos médicos en medio del contexto pandémico que transita la Argentina. En esa línea, Álvaro De Lamadrid argumentó:  "Voté en contra de las sesiones virtuales desde el principio de la pandemia y no porque uno no crea en la herramienta y la modernidad, sino porque nunca le creí al Gobierno y advertí que era una trampa, una farsa una pantomima y una decisión política y no sanitaria para tener callada a la oposición, ya que buscan desnaturalizar al Congreso".
 
En ese contexto, se remontó al pasado y recordó: "Antes, Cristina Fernández de Kirchner y el kirchnerismo no le daban las posibilidades al Congreso de que funcione en el sentido de poder corregir los proyectos y además, se los hacía votar y ya, eso fue en el anterior paso del poder del kirchnerismo, donde trataron el Congreso como una escribanía".
 
Y en esa línea, siguió: "CFK ahora está apurada, ella necesita sacar leyes duras que tienen que ver con su impunidad y con su proyecto autocrático, entonces necesita un Congreso encorsetado, sin funcionar en plenitud y casi que sin poder repeler estas cuestiones. Por eso me mantuve en contra. Por eso no se puede decir si las sesiones virtuales son buenas o malas" dijo y añadió: "un martillo sirve para construir un mueble o para lastimar a una persona, no se puede analizar una herramienta sin tener en cuenta en qué mano está y quién la va a usar y cuál es su finalidad".
 
Además, criticó duramente cómo se maneja el oficialismo dentro del Congreso, a quienes calificó de autoritarios: "Hoy se ha visto cómo se maneja Cristina K en el Senado y como lo ha obligado a Massa a replicar en Diputados que las sesiones virtuales son para callar a la oposición... por eso, creo que hay que volver a la presencialidad. El mundo está funcionando así, toda Europa, Australia, Japón y no hace falta ir lejos, acá no más, en Uruguay y Chile".
 
"La cuestión de las sesiones virtuales es como la cuarentena eterna, una decisión para que el Gobierno pueda gobernar por decreto, sin controles y con un Congreso cerrado", sentenció.
 
Gestión de Alberto Fernández y la pandemia: Por otra parte, el diputado nacional consideró que a su juicio, al Gobierno "no le interesa" salir de la cuarentena y por el contrario "la necesita". Argentina ya transita su día 219 de cuarentena, en la actualidad cada vez más flexible y en esa línea De Lamadrid cuestionó al Gobierno por cómo prioriza sus decisiones: "Tiene los casinos abiertos y privilegia a Cristóbal López, pero tiene las escuelas cerradas".
 
Además, continuó su crítica: "Eso que vuelve el fútbol, el show, el pan y circo, pero las escuelas cerradas. También está cerrado el Congreso y hasta la Justicia. El Gobierno necesita tener a la gente aislada, encerrada, fragmentada, para poder avanzar en su plan de 'vamos por todo recargado', en esa marcha indetenible hacia más autoritarismo por eso lo debemos impedir, ser claros y desde Juntos por el Cambio tenemos que tener claro que nuestra unidad tiene un objetivo, cuál es el objetivo de JxC: salvar y rescatar al país".
 
Unidad de Juntos por el Cambio: Siguiendo la línea de la unidad de la oposición, el diputado insistió con que Juntos por el Cambio "tiene que estar unido".
 
"La unión es para salvar al país, es muy importante no fragmentarnos, no deshilacharnos, porque así vamos a poder obtener un triunfo necesario en el turno electoral que viene en el 2021, para poder retomar en el 2023 la conquista de poder".
 
Y añadió: "Debemos evitar que el kirchnerismo continúe y permanezca en el poder y consolide la grande destrucción de las instituciones y su rumbo, hacia un lugar que va a ser la noche oscura del país".
 
En ese contexto alertó a sus compañeros de coalición opositora y explicó: "La unidad no es por sí misma un objetivo, es una herramienta y el objetivo es no lograr el 'vamos por todo' del kirchnerismo".
 
"Es importante que podamos ganar las elecciones del año que viene, por eso JxC tiene que tener más debate interno, más política, menos marquesina y empezar a elaborar un plan de desarrollo del país que se ocupe de los olvidados, de la clase media, de los jóvenes, de los que quieren tener trabajo por primera vez y estudiar, de los que quieren tener casa propia, darle lugar a las nuevas tecnologías, un proyecto de país que concrete las reformas pendientes de la Argentina y sobre todo, la recuperación de una política exterior sana que nos instalen de nuevo en el mundo y convertirnos en un país de posibilidades".

Por Armando Maronese
S, 24/10/2020
.
 

VOLVER AL LISTADO DE NOTICIAS